Todo los trucos para soldar que no conocías

Soldar componentes parece una tarea bastante intuitiva, pero siempre puede hacerse mejor. Aquí te mostramos algunos consejos que puedes poner práctica para mejorar la calidad de tus soldaduras y evitar que el humo dañe tu salud.

1.- Consigue una esponjilla o lana de cobre

Mantener la punta de tu cautín es vital para lograr una soldadura brillante y pulcra. Puedes usar una esponjilla como las que vienen en las bases para recargar tu cautín de color amarillo. Recuerda humedecerla antes de empezar a trabajar para que no se queme. Una alternativa un poco más profesional es usar una lanza de cobre donde se vaya adhiriendo el estaño de la punta. Es posible limpiar la punta con el fundente para soldar, pero te recomendamos que lo evites ya que libera vapores dañinos.

2.- Usa un extractor con filtro de carbón

Los humos que se liberan al soldar son nocivos para tu salud, ya que contienen vapores de metal y algunos vapores de resina. Para evitar que te hagan daño lo más recomendable es usar un extractor. Basta con usar un ventilador que extraiga el humo de tu área de trabajo para que no lo inhales directamente, pero si tiene un filtro de carbón activado mejor. Puedes conseguir una unidad comercial o fabricar uno tu mismo.

3.- Selecciona la soldadura adecuada

Existen distintos tipos de soldadura, con diferentes aleaciones de metales para fundir. Está la estándar y más generalizada, que es 60% estaño 40% plomo. Luego está la soldadura libre de plomo y por último la que contiene Flux. La soldadura que contiene plomo es dañina para la salud, sin embargo, logra soldaduras brillantes y tiene un punto de fusión más bajo. Con la libre de plomo es más difícil lograr soldaduras brillantes y tiene un punto de fusión mas elevado. Las soldaduras vienen en distintas presentaciones, con un núcleo de resina o multinúcleo. Existen soldaduras con un porcentaje de plata, o con núcleo basado en ácido, pero tienen otras aplicaciones.

Comparación de soldadura con plomo y libre de plomo. Vía Quora.

El diámetro de la soldadura también es muy importante para lograr una soldadura de buena calidad, en especial si trabajamos con pistas muy pequeñas. Lo normal es usar diámetros de 0.8mm y 1mm.

4.- Usar la punta adecuada

Existen puntas de formas muy variadas. En forma de cincel, aguja, en forma de marcador, dependiendo del trabajo a realizar una convendrá más que otra. La que tiene forma de aguja es más fina que las demás y será para reparaciones precisas y componentes pequeños. La cincelada es mejor para componentes de potencia y para calentar muchas pistas a la vez.

Diferentes puntas para cautín. Vía: Amazon

Conclusiones:

Puedes aplicar alguno de estos consejos que te hemos dado para mejorar la calidad de tus proyectos. En especial, te sugerimos un cautín con una punta brillante y que la mantengas limpia mientras trabajas. La mayoría de veces eso marca la diferencia entre un trabajo pulcro de uno de mala calidad. ¡Sigue el blog de 330ohms para más consejos útiles!

Referencias:

Collin’s Lab: Soldering

What are the different types of solder?

Vía: pxfuel.com