La ciencia del Super Bowl

Es momento de hablar del Super Bowl y, como en cualquier otro deporte, podemos encontrar la parte científica del asunto. En esta entrada, queremos desentrañar los principios científicos que rigen el comportamiento de este deporte y puedas ver lo fascinante que puede ser el choque de un equipo contra el otro.

La física de las tacleadas

Durante una tacleada se involucran dos conceptos interesantes de la física, el impulso y la cantidad de movimiento, además de la tercer ley de Newton, que dice que a todo acción, corresponde una reacción de igual magnitud y sentido opuesto. La cantidad de movimiento que posee un jugador depende de dos factores: su masa y su velocidad. Entre mayor sea la cantidad de movimiento de un jugador, más difícil será detenerlo. Si un jugador menos masivo trata de detener a un jugador más grande que él, necesita igualar su impulso al del otro jugador, y dado que su masa es menor, debe correr más rápido para derribarlo.

Además del asunto del cambio de velocidades, la fuerza de impacto de los jugadores es extremadamente elevada cuando ocurre la colisión en un pequeño lapso de tiempo. El teorema del impulso-cantidad de movimiento nos dice que la fuerza promedio se incrementa a medida que disminuimos el tiempo del impacto cuando mantenemos la cantidad de movimiento constante. Esto quiere decir que para un jugador de más de 300 libras, que en promedio puede correr una distancia de 40 yardas en 4.56 segundos, puede producir una fuerza de 1600 libras en el tacle. ¡Esto es una cantidad descomunal de fuerza! que solo puede ser reducida por el equipo de protección de los jugadores.

La aerodinámica del balón

Al igual que en las pelotas de golf, que a lo largo de los años su forma fue evolucionando hasta su apariencia final, el balón de futbol americano adoptó una forma final que se ha mantenido prácticamente igual durante décadas. Entre las cosas que influyen más en la forma que vuela el balón es su forma ovoide, la textura de la piel, las costuras y, asombrosamente, la válvula que se usa para inflar el balón.

El aire que fluye alrededor del balón debe permanecer adherido a este para permitirle girar en espiral y elevarse. Vía: Engineering.com

Además de estos factores, están los factores externos, como el modo de lanzar del jugador, la presión y la elevación del lugar, la humedad y la temperatura también. Mucho más, si hay fuertes corrientes de viento que cambien la dirección del balón.

Para seguir leyendo…

La nutrición antes del entrenamiento

Los entrenamientos que deben realizar los equipos consumen una gran cantidad de energía, por lo que la alimentación de los jugadores es vital antes y después de cada juego. Las proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y el agua que consumen son calculadas cuidadosamente para mantener la buena salud de los jugadores sin descuidar su condición física.

Nutrición, hidratación y salud – La ciencia de la NFL. Vía: National Science Foundation

Por mencionar algunos de los minerales, están el sodio, potasio y electrolitos diversos, que mantienen el equilibrio iónico en el cuerpo, o tienen función estructural, como el potasio. Las proteínas y los carbohidratos son fuente de energía, además de las grasas. Las vitaminas son necesarias para el buen desarrollo y el funcionamiento celular. El agua, por último, permite enfriar el cuerpo durante la sudoración.

Conclusiones:

El futbol americano, como cualquier otro deporte, implica más ciencia de lo que se permite ver en el campo de juego. Aquí te mostramos sólo un poco de lo que podemos encontrar en un partido. Esperamos que esta entrada haya despertado tu curiosidad y puedas ver de otro modo el Super Bowl, nosotros estamos sorprendidos con la información que encontramos.

¡Te invitamos a que te suscribas a nuestro newsletter y estés al tanto de las ultimas noticias de la ciencia y la tecnología!

Referencias:

THE SCIENCE OF THE SUPER BOWL

The aerodynamics of a football

Science of NFL football

https://www.popularmechanics.com/adventure/sports/a2954/4212171/

Vía: Engineering.com