5 tips para mejorar tu impresión 3D

Imprimir en 3D suele ser una tarea más o menos sencilla, pero siempre puede mejorarse. Aquí te presentamos algunos consejos que pueden ser de utilidad para evitar algunos errores o mejorar tu experiencia maker.

1.- Ten a la mano una regla o vernier

Es muy común que al diseñar una pieza deseemos que al imprimirla se vea exactamente como la vemos en la pantalla, pero esto no suele pasar. Incluso, suele suceder que imaginamos una pieza más grande de lo que es al imprimirla, o se pierden detalles que vemos en nuestro diseño. Por lo tanto, es recomendable tener un instrumento para medir que nos diga como puede ser en realidad nuestra pieza antes de imprimirla.

2.- Usa vistas de sección al diseñar tu pieza

Cuando diseñamos piezas complejas es muy común que ciertas partes queden flotando en el aire, por eso es importante observar como podría ir avanzando el proceso de impresión con vistas de sección o cortes transversales. La vista de sección nos dará una idea de que partes estarán separadas de la pieza original, por lo que podremos hacer ajustes al diseño y tratar de reducir estos imprevistos.

3.- Cuida la separación entre piezas

La separación entre dos piezas, denominada también «clearance» permite imprimir las piezas sin que se junten, pero es necesario tener en claro las dimensiones de este paso, por lo que es útil tener una referencia de cómo se verá la impresión al final. Parametrizar el clearance de las piezas en nuestro diseño ayudará a que podamos hacer cambios rápidamente.

4.- Repara modelos 3D con Windows 3D builder

La herramienta gratuita de Windows 10 permite reparar modelos 3D que no estén completamente cerrados y los restaura a un sólido útil. Para esto solo es necesario abrir el modelo 3D dañado y en la viñeta emergente, activar la reparación del modelo.

5.- Utiliza archivos .3MF

El tipo de archivo más difundido en la impresión 3D es el STL, pero la desventaja de estos es que son archivos muy pesados y la información codificada en ellos se ha superado por otros formatos. Un ejemplo es el archivo 3MF, que es más ligero y aporta datos de impresión como el color o el material con el que se va a imprimir. Empezar a utilizar este tipo de archivos ha ganado más popularidad con el tiempo, por eso te recomendamos que exportes tus archivos al formato .3MF.

Referencias:

Must Have 3D Printing Tips and Tricks! Episode 1 – Design Stage

Vía: pxfuel.com