La exitosa historia de las impresoras 3D PRUSA

La historia de las impresoras PRUSA comienza con la necesidad de Josef Prusa de crear sus propias perillas y controles para sus dispositivos, lo que lo llevó a comprar su propia impresora 3D. Como en esos tiempos el proyecto RepRap y el modelo Mendel empezaron a tener un impacto significativo, decidió armar su prototipo, haciendo mejoras y compartiendo sus ajustes en GitHub. Uno de los cambios clave que hizo Josef en su modelo fue la implementación de la cama caliente, lo que evitaba que las piezas se deformen mientras se deposita el filamento.

Para febrero del 2012 se crea PRUSA Research. Mientras Josef hacía sus iteraciones en el diseño de sus impresoras, enseñaba a otras personas a fabricar sus propias, lo que permitió ir rediseñando el modelo base, eventualmente creando el emblemático modelo I3, el diseño más popular de impresora 3D; no solo modificó partes de su diseño sino que, al ver que las boquillas eran costosas, decidió construir las propias, lo que provocó que otras personas compraran su diseño de boquillas. Además de esto se hizo necesario agregar un modo de controlar y visualizar el progreso de la impresora sin necesidad de la computadora, por lo que se agregó un módulo LCD. Con el tiempo la popularidad de las impresoras que PRUSA fabricaba aumentó y los envíos pasaron de ser pedidos locales a extenderse globalmente.

Su negocio de impresión pasó a componerse de 5 impresoras, vendiendo simultáneamente sus diseños y dando seminarios de cómo construirlas y emplearlas. Después de un mes, Josef conoció a Ondrej Prusa, quien a pesar de tener el mismo apellido no estaba relacionado con los hermanos Prusa. Dado que Ondrej trabajaba en una empresa de soporte técnico se convirtió en una gran adición al equipo de Prusa. En febrero del 2015 se crea prusaprinters.org, con información que permitiera a otras personas crear y utilizar sus impresoras. La rápida expansión del negocio los orilló a conseguir una nueva oficina donde instalarse, y así lo hicieron los actuales 15 integrantes del equipo de Prusa. En ese momento contaban con 16 impresoras trabajando simultáneamente, fue cuando se creó el primer kit de impresora i3, con todas las herramientas y accesorios necesarios para construirla, a un precio realmente accesible. Al cabo de unos meses, el crecimiento se volvió exponencial, estaban enviando alrededor de 100 impresoras por mes y la Prusa i3 se volvió en la impresora más utilizada en ese momento.

Las impresoras disponibles pasaron a ser 40 y el número de empleados se duplicó, para marzo del 2016 ya estaban enviando 500 impresoras al mes. En el siguiente mes el diseño Mk2 de la i3 fue un éxito rotundo en ventas, y el equipo de trabajo tuvo que expandirse de las oficinas con las que contaban a ocupar el edificio completo, que para fines de diciembre del mismo año se convirtió en un equipo de 60 personas, que con su tecnología actual no se daban abasto para cumplir los pedidos, a pesar de tener 3 áreas de impresión, con 100 impresoras cada una. Imaginando el vertiginoso crecimiento de la empresa, sus oficinas actuales ya no pudieron alojar al equipo, por lo que se movieron a un nuevo edificio el cual remodelaron y surtieron con sus nuevos modelos MK2. A esas alturas ellos tenían control sobre todos los aspectos de sus impresoras, desde el hardware hasta el software, pero aún les faltaba un aspecto, el filamento, así que decidieron poner en marcha su propia fábrica, que les permitiera controlar la calidad de la extrusión.

En esas fechas volvían con sus nuevos modelos MK3, y el equipo se volvió de 170 personas, que para octubre crearon más de 5000 impresoras, y en marzo del 2018 eran fabricadas con 300 áreas de impresión (alrededor de 30,000 impresoras). Otra de las innovaciones tecnológicas fue la creación de una cama de impresión con superficie rugosa, lo que permitía retirar las piezas de forma rápida, sin dañar la superficie del objeto. Asimismo, en Prusa se mantuvo una filosofía de no obsolescencia, por lo que desde el modelo MK1 de la i3, todas las piezas son actualizables.

Con nuevas renovaciones al edificio en el que trabajaban, se lograron instalar nuevas líneas de producción de filamento y un área de makerspace, presentaciones, y clases sobre impresión 3D. Agregaron CNCs al equipo y lo más sobresaliente, llevaron Maker Faire a Praga. donde entre los productos que exhibieron se encontraba la MMU2.0, que permitía imprimir con 5 filamentos distintos. Su siguiente paso en tecnología de impresión fue integrar la tecnología SLA a sus nuevos modelos, los cuales fueron encabezados por Jiri Poslednik, que después de pulir detalles como costos de fabricación que no pudo sortear en su propia empresa, lograron la Prusa SL1.

Con el desarrollo de más y más pedidos la cantidad de impresoras necesarias para desarrollar se tuvo que expandir una vez más, y por ello, fue necesario adquirir un edificio anexo en donde colocar más impresoras. Sorprendentemente, aún y cuando los pedidos de impresión llegaban a cualquier parte del mundo, y alcanzaban los 1000 pedidos por dia, Prusa aún probaba cada impresora a entregar, no solo una muestra por lote, y la atención y servicio técnico siempre se mantuvo con calificaciones excelentes. Pensando en estas constantes expansiones, PRUSA alcanzó la impresionante cifra de 100,000 impresoras 3D para cumplir con sus pedidos.

Finalmente, sobre la comunidad que rodea a Prusa, se envían alrededor de un 80% de kits para construir impresoras, con la finalidad de que los entusiastas aprendan a construirlas, además de que Josef Prusa asiste a una gran variedad de eventos para estar en contacto con los makers y observar cómo la impresión 3D  logra realizar sus proyectos. Y no sólo eso, sino que Prusa Printers se convirtió en la comunidad clave para enlazar personas con impresoras y proveer soporte, además de servir como un espacio para compartir códigos G para imprimir directamente piezas.

Con este resumen de la historia de Prusa quisiera recalcar ciertos aspectos:

  • Adaptar el diseño de algo a tus necesidades y compartirlo con la comunidad, ayuda al progreso de una tecnología
  • Procurar la calidad de un producto y que sea amigable con el usuario es lo que permitió el éxito de Prusa
  • Unir fuerzas con otros desarrolladores le permitió a Josef expandir las posibilidades de su empresa

Referencias:

https://hackaday.com/tag/prusa-mendel/

https://reprap.org/wiki/Prusa_i3

https://www.prusa3d.com/about-us/

Comentarios